ALLEZ LES ENFANTS!

Uno de los talaveranos más universales fue el jesuita Padre Juan de Mariana (1574-1626), humanista e historiador que tuvo el conocimiento, la valentía y el coraje para escribir un tratado de tremendísima importancia para la historia y la política como fue “De Rege et Regis Institutione” (Sobre el rey y la institución real). Su obra tenía el objetivo de educar al hijo de Felipe II, futuro Felipe III, para que su administración fuera lo más justa posible. En una época donde los poderes reales eran absolutos, Juan de Mariana trabajó el concepto de tiranicidio (asesinar a aquel que abusa de superioridad, su fuerza o su poder en relación con los demás). Para él, el tirano también se convertía en tal cuando sustrae la propiedad de los particulares y la saquea, y en ningún caso el gobernante debía considerarse como propietario de los bienes de las personas.

Su libro fue quemado en París en 1610 víctima de la represión, lugar donde nuestro ilustre vecino había enseñado teología unos años antes en la Universidad de la Soborna. Pero sus premisas calaron hondo y cuando llegó la época de las revoluciones que cambiaron el devenir de la historia universal, los franceses adaptaron el nombre de Mariana para denominar al símbolo elegido. Este escenificaría la libertad, la igualdad y la fraternidad hasta la actualidad: la “marienne”, en claro homenaje al humanista talabricense.

Eugène Delacroix, gran pintor del siglo XIX, vivió y participó de la revolución de julio de 1830 en Francia contra Carlos X y su gobierno autocrático. La soberanía nacional había sido ultrajada y los habitantes de París se echaron a la calle durante tres días consiguiendo deponer al rey e instaurando en su lugar a Luís Felipe. Delacroix recogió sus impresiones en el cuadro “La libertad guiando al pueblo”, donde aparece la figura femenina central de la “marienne”, convirtiéndose así en el símbolo de la posterior República Francesa y representándose en infinidad de lugares y objetos. Así, el espíritu y las ideas del talabricense Juan de Mariana impregnan parte de la política actual y están presentes en todo el mundo.

La senda constitucionalista abierta en España en 1812 estaría influenciada por la revolución francesa (y antes la norteamericana) y su último texto fue el que se consensuó en 1978. En la vigente Constitución, el artículo 128, en su punto nº1 establece que:

“Toda la riqueza del país en sus distintas formas y sea cual fuere si titularidad está subordinada al interés general.”

De igual manera, el artículo 138, también en su punto nº1, establece que el Estado debe velar por:

“… el establecimiento de un equilibrio económico, adecuado y justo entre las diversas partes del territorio español…”

y el Estatuto de Castilla La Mancha, amparado como ley orgánica bajo la Constitución, en su artículo 4º, punto 4, letra c), tiene como objetivo para nuestra región:

“…la justa redistribución de la riqueza y la renta”

Por lo que respecta a Talavera de la Reina, pensamos que esto no se está cumpliendo desde hace tiempo ya que se está ultrajando la soberanía nacional y la voluntad popular que están reflejadas tanto el texto de la Constitución como el del Estatuto de Castilla La Mancha. La situación en la que se encuentra la ciudad procede de una mala administración, en parte culpa de los administradores por no prestarse al interés general y dedicarse más a sus prebendas, beneficios y poltronas, y en parte por culpa de los administrados, los cuales no han sabido atajar el problema a tiempo debido a la desidia.

Creemos que ha llegado la hora de recuperar el espíritu de nuestro vecino Juan de Mariana y, aunque practicar el tiranicidio sería excesivo, es licito exigir la responsabilidad de los administradores en todas sus esferas -nacional, regional, provincial y local- para con Talavera de la Reina, comarcas y todos los que habitamos estas tierras.

Va llegando la hora de escenificar lo que Delacroix pintó, por eso damos las gracias a la persona que ha elaborado este magnífico cartel y a aquellos que han inundado el recinto ferial con él en estas ferias de San Mateo. Es necesario salir a la calle y que lo hagamos todos juntos, sin banderas de partidos ni sindicatos, solo la de Talavera por delante. Aprendamos de las miles de personas que salieron en Linares hace unos días. Reclamemos nuestra posición como gran ciudad y ciudadanos. Unámonos con un objetivo común: Talavera y Comarca.

Lo estamos preparando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *