El incendio perfecto

Anoche repasando las noticias de los distintos diarios, mientras sonaba en el aire “Coming back to life”, de Pink Floyd, leía pues sobre el incendio de Navarrendonda, me sobrecogía imaginar las llamas devastando todo a su paso, solo una canción y una luna perfecta hacían elevar mi alma mientras que se sucedían una lluvia de ideas:

La llaman la “regla de los tres 30”, los investigadores en extinción de incendios denominan así a los ingredientes que sobremanera inciden en una tormenta perfecta, pero adaptados a un incendio forestal, a todos nos han llegado noticias de Yeste,  Verin o Portugal, pero también ahora lo ha sido Gredos y entonces lo fue Navas de Estena (Ciudad Real), vecina de nuestro pueblo de Los Navalucillos, en agosto del 2012 grandes lenguas de fuego arrasaron más de 600 hectáreas de espacio protegido en pleno corazón del Parque de Cabañeros.

Esa maldita regla se impone, cuando sobre un mismo lugar coinciden más de 30 grados de temperatura, más de 30 km/h de viento y menos de 30% de humedad, si esto se produce, ya tenemos las condiciones ideales para que pueda intervenir un cuarto ingrediente.  El que por  acción como indolente majadero pone en serio peligro a la madre naturaleza o el que por omisión cuando el cargo político de uno u otro color, tras una vida repleta de pleitesía y servidumbre hacía la mano que le da de comer, empieza su ciega políticas de recortes sin tener sus resultados catastróficos o el que por un lapsus de imprudencia, no sabe que el mismísimo dios Vulcano cíclicamente reclama lo que considera como propio, haciendo provocar la máxime de esta regla, sesgado la vida humana, como ya ocurrió el 20 de julio del 2005 , llevándose en Guadalajara el alma de 11 ángeles del medioambiente, mi máximo cariño y respeto para ellos y sus familiares.

Tenemos poca memoria, acuciada además por un galopante alzhéimer selectivo,  pensamos que las desgracias solo le pasan al vecino, cosa que de manera empírica no se aproxima ni tan siquiera a la realidad, lo único que me consuela es que esta patología es inherente a la idiosincrasia del carácter español, asique respiro profundamente mientras admiro la belleza de la luna hipnótica, mientras canción hace su trabajo: “When were you when I was burned and broken…” “¿Dónde estabas tú? “¿Cuándo estaba quemado y destruido?, tal vez podría hacer un símil un tanto profano, para intentar comprender la tormenta perfecta que está cayendo sobre las tierras que me vieron nacer y crecer, solo que cambiaríamos los actores principales, los cuales de una manera unísona bautizarían lo tal vez podríamos llamar la “regla de las tres PES”, PARO, POBLACIÓN y PREDICAMENTO, vaya palabro el cual rima con medicamento, que es lo que tal vez no me haga falta para dominar esta lluvia de pensamientos.

PARO, me parece recordar que fue a finales de los 90 y primeros del 2.000, cuando la Sra. Riolobos intentaba arañar votos al Sr. Francisco Rivas, su equipo se encontraba noqueado ante las incipientes cifras de paro, superábamos de aquellas lo 9.000, se acababa de desmoronar “El Textil”, uno de los principales baluartes de nuestro maltrecho sector secundario. La versión masculina de todo esto se salvó de ser engullido por el agujero negro, al reciclarse mayoritariamente en “El ladrillo” cuya maldita burbuja nos hizo disipar tan solo un momento los fantasmas de ese incendio perfecto, pero ya estaba subiendo la temperatura y empezaba hacer viento. Los hijos del campo y de la ganadería no querían tener el color de la piel de sus padres, ni tampoco sus sesgadas manos, preferían subirse a esa burbuja, los políticos tampoco apostaban por aquello, nos fuimos cargando la esencia en ese Sector Primario, nos importó un pimiento la perdida de una de nuestras principales señas de identidad además del rio Tajo,  nadie movió un dedo cuando mandamos al carajo 700 años de historia, fue de aquellas cuando un  edicto del Rey Sancho IV establecía las ventajas de este cruce de caminos, para instalar un MERCADO DE GANADOS único en España, asique la humedad se hace ya  insoportable, el calor es sofocante y a mayores se levanta viento levantino, ya está todo preparado. Son aquellos mismos políticos los que ahora han cambiado solo de campo, pero aún peinando canas no cogen el paso ni con un tambor.

Sin Sector Secundario, desahuciado nuestro Sector Primario, se produce un efecto domino sobre uno de los pilares ejemplares de nuestra ciudad “El Pequeño Comercio”, se inicia pues el éxodo POBLACIONAL, a narices hemos entendido lo que significa la palabra “globalización”, se produce la fuga de currantes cualificados o sin, según un estudio del proyecto europeo “Urban Audit”, en el cual recogía datos de 900 ciudades europeas, de ellas 109 españolas, Talavera empezaba a perder cerca de cuatro mil habitantes a partir del 2010, se establecía pues una alarmante pérdida de población en ese último lustro, ahora la sangría ha superado todas las expectativas, siendo superados en población por Guadalajara y Toledo, triste récord en tan solo siete años, algunos se alegrarán de que seamos cuarta ciudad de Castilla La Mancha, el calor se hace sofocante, la humedad es insoportable y el viento supera ya los 30 km/h. Aprieto mis puños de impotencia, me apetece llorar mientras sigue la canción:  “When were you when I was hurt and I was helplees…” “¿Dónde estabas tú? “¿Cuándo estaba herido e indefenso?

Dice la RAE que PREDICAMENTO es la dignidad, opinión, lugar o grado de estimación en que se halla alguien y que ha merecido por sus obras, por lo que teniendo ya las condiciones aptas para provocar un incendio perfecto, solo falta eso, la intervención del actor principal cuyo  “PREDICAMENTO” es de auténtica vergüenza, da igual los colores políticos de las distintas administraciones, todo ellos son los responsables principales, por acción y por omisión, eso sí coadyuvados por un movimiento social domesticado y una ciudadanía carente de reflejos para exigir a sus dirigentes que cumplan con su nada desdeñable sueldo.

El mismísimo “The Economist(click para leer edición traducida), se hacía eco en su edición del 15 de julio de 2017, del incendio perfecto que ha arrasado con Talavera y sus Tierras, eso sí poniendo como ejemplo que es lo que no se debe de hacer. Menos mal que entre este sin fin de palabras aparece nuevamente David Gilmour:

“…I knew the moment had arrived for killing the past and coming back to live…”

“…supe que el momento había llegado para matar el pasado y volver a la vida…”

 

Angel Merino

      Suscriptor SOS Talavera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *