LA IMPARABLE DECADENCIA DE TALAVERA, ESA CIUDAD MALTRATADA

Se suceden cíclicamente y los reportajes gráficos mostrando la desolación, el deterioro y ese declive sin fin que sufren las calles, rincones, enclaves, edificios, locales, parques, etc. y en definitiva el conjunto urbano y periférico de Talavera de la Reina. Lo dantesco es que los talaveranos ya hemos sucumbido al pesimismo de la derrota y el apaleamiento que sufrimos en forma de olvido, abandono y calamidades.

Cabría añadir las pintadas y vandalismo generalizado que se extiende por toda la ciudad, con especial relevancia en los barrios más depauperados, que a este paso van a a ser todos los de Talavera.

La imagen de ruina y decadencia de Talavera es tremenda. Muchas calles muertas, sin vida, repletas de una interminable sucesión de comercios cerrados con carteles en los que ni siquiera se ve el teléfono de contacto porque los años lo han borrado, casas en ruinas, edificios enteros tapiados y/o abandonados, un parque inmobiliario cada vez más degradado porque el escaso o nulo valor y atractivo de los inmuebles no invita ni a reformarlos ni a invertir en ellos

Cabe citar, sin duda alguna, a parte de los talaveranos que muestran a diario un incivismo enorme con su ciudad. Clamamos con rabia hacia los de fuera y los enemigos también están dentro.

Así no se puede seguir mientras se convierte en cotidiana la percepción permanente de que, incluso en plena recuperación económica generalizada en España, Talavera no levanta cabeza y continúa vagando por el abismo.

Han sido décadas de tanta desidia, tantas chapuzas, tanta impunidad, tanto inepto, tanto cacique, tanta infamia, tanto olvido y tanto abandono, que a Talavera le toca seguir su penitencia sin fin por el purgatorio.

Texto: Silvia Núñez Martín – Artículos de Opinión
Vídeomontaje: Alberto Erre (Baltasar77.com)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *